Desperdicio Cero: nueva misión Táabal.

IDENTIFICA NUESTROS PRODUCTOS BAJO ESTE SELLO

Es probable que ya hayas escuchado al respecto, Zero Waste o Desperdicio Cero en español es mucho más que una tendencia, es una filosofía que se enfoca en reducir al máximo la cantidad de basura que generamos y así contribuir a la sostenibilidad y conservación del medio ambiente.

No es nuestra intención aleccionar respecto al consumo masivo o a la sobre producción textil y en otras industrias, ese tema por si solo se evidencia como un factor abrumadoramente negativo con el medio ambiente.

Teniendo eso claro, la adopción de un estilo de vida Desperdicio Cero resulta una forma sencilla de hacer frente a uno de los retos más importantes en la actualidad: el de crear una economía sostenible y al mimo tiempo obtener beneficios individuales. Hacerlo resultará sencillo si tenemos claros los objetivos: maximizar el reciclaje, minimizar el desperdicio, concientizar el consumo y asegurarnos que los productos puedan reutilizarse o degradarse en la naturaleza sin causar daños.

Para hacerlo más sencillo, podemos concluir que las propuestas del movimiento Desperdicio Cero nos ayudan a ser más conscientes de nuestras prácticas de consumo, también a emplear de una mejor forma los recursos que disponemos. Todo esto buscando minimizar los daños que nuestro estilo de vida pueda causar al planeta. 

Al interior de Táabal esta forma de pensar viene desde nuestro origen, sin embargo hemos decidido implementar un programa interno de producción con nuevos estándares y un laboratorio de creación de productos pensando solamente en minimizar la generación de desperdicios textiles o en su reutilización a través de productos secundarios.

Samuel, celebramos la vida.

VER PRODUCTOS

En el camino se escriben muchas historias, la mayoría de ellas pasajeras y quedan en el olvido, otra tantas, cubren los espacios y nos dan motivos para seguir y renovarnos. Hablando de estas últimas, tomamos una, que por muchas razones merece atención especial.

Samuel, es un pequeño que al momento de escribir estas líneas tiene apenas tres semanas de vida. Hijo de una Maestra tejedora (rango máximo entre las tejedoras en Táabal) de 25 años. Nació después de escasos 7 meses de gestación en Tibó, paraje perteneciente a San Andrés Larrainzar.  Sin servicios de salud cercanos (para llegar al hospital hay que caminar 30 minutos y luego tomar un transporte por 20 minutos más), una partera tomó en sus manos el reto de traer a Samuel a este mundo, usando las habilidades aprendidas de su madre, en pocos minutos puso en posición al bebé para que un par de horas después respirara sus primeras porciones de aire. Por las condiciones y lo delicado del nacimiento prematuro mantener a Samuel con vida ha significado hasta el día de hoy un reto diario y la dedicación total de sus padres.

El trabajo artesanal de su madre significaba el 80% de los ingresos familiares, el embarazo y el nacimiento sorpresivo hicieron que hoy este ingreso no exista. Para ello Táabal empleó su programa de asistencia de emergencia y ayudó en la primer etapa, al mismo tiempo capacitó al padre para retomar la actividad textil. Esta situación no solamente compensó la situación financiera de la familia sino que aportó nuevas ideas a los productos que producen para la marca.

En honor a la llegada de Samuel a nuestras vidas y en reconocimiento de la audacia, entereza y fortaleza de sus padres para enfrentar con firmeza y gran visión la adversidad, Táabal lanza una nueva línea de bufandas tradicionales, bufandas infinitas (Nukil) y huipiles de verano, hechos totalmente por esta familia. Puedes ser parte de su historia y tener una de estas piezas que no solamente cargan con una nueva vida, sino que contienen una técnica novedosa y depurada de tejido que nos regala una textura nunca antes tejida en la región.

El que fue pedido a Diós (significado hebreo de Samuel), reirá mucho, vivirá mucho y será muy feliz. De eso estamos seguros.

 

VER PRODUCTOS